Cita

Cita 9

aldous huxley

Aldous Huxley painted portrait IMG_7518. Foto de Thierry Ehrmann.

…qué somos en relación con nuestras propias mentes y cuerpos; o, a falta de una única palabra, unámoslos con un guión en esta forma compuesta: nuestros cuerpos-mentes. ¿Qué somos con relación a este organismo total en el cual vivimos?

— Aldous Huxley, «¿Quiénes somos (1964), en Sobre la divinidad, trad. Martínez-Lage, Kairós, 2000

Cita

Cita 2

Karl Jaspers

Por Jacquelinekato [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

De este reparto como realidad tendrá que partir una futura federación mundial, si es que ha de evitar el camino que conduce al despótico Imperio mundial. Por el camino de la violencia parecen posibles trasplantes de poblaciones, deportaciones, anaquilación de razas enteras y, por tanto, la negación del ser del hombre.

—Karl Jaspers, Origen y meta de la historia, Acantilado, 2017

Minientrada

De lo sensible y lo inteligible

¿Y si para nosotros lo sensible fuera siempre y al mismo tiempo inteligible, y lo inteligible fuera igualmente sensible? ¿Podría ser que el juicio no fuese una facultad más, una aparte, sino la única? Hay quien ante tales cuestiones corre a poner unas aproximadas referencias. Sobre la segunda, “lo mismo es pensar y ser”, dijo Parménides; pero en este caso quien refiere matiza que en aquella se encuentra «una variante nada parmenídea de aceptación del mundo sensible como el ser mismo». ¡Qué casualidad! De Parménides sigo sin saber tanto antes como ahora; no me atrevo a adelantar si eso cambiará con el tiempo. Sobre la primera, la referencia sería kantiana, pues «la facultad de juicio sí que se puede entender, tal como indicas, como una facultad única si consideramos ésta como la única facultad común que tienen el mundo sensible y el mundo inteligible». En este caso, algo más conozco sobre Kant y su filosofar, lo justo para dudar de esta impostada dicotomía sobre el mundo. Si se quiere, en esto se me puede considerar monista. ¿Pero puede ser inapelable la existencia de un mundo sensible desligado enteramente de lo inteligible? ¿Esta independencia puede, en rigor, fundarse en que un mundo sensible, así considerado, carezca de fin alguno ya sea por detrás o por delante? El problema de los que así consideran es que, según su consideración y en rigor, nada pueden afirmar de ese mundo “sensible” sin refutarlo al mismo tiempo. Seguramente hablan del mundo no sensible, o mejor, directamente de un imposible. Se diría que de él nada pueden sentir ni entender, porque lo sensible como ininteligible no se entiende; y lo inteligible como insensible no se siente. Además, tampoco parece necesario que lo inteligible requiera algún fin trasero o postrero para referirse a lo sensible, pues siempre existirán inteligibilidades no finales sobre lo sensible.