Minientrada

La impostada trascendencia

Vivimos tiempos difíciles, ¿acaso alguno no lo fue? Somos víctimas del instante, ¿puede ser quizá de otra forma? Lo que resulta muy importante está en el lugar común, ¿puede hallarse tal vez en otro lugar? — La decadencia es así asumida como constitución, como naturaleza, ¿y no será esta una segunda o ya una tercera? Lo esencial es así transfigurado y aun cuesta imaginarlo. ¿Quiere decir esto que no existe?, ¿que no es siquiera posible? Ciertamente, hay quienes harán valer las cuestiones como afirmaciones; pero, igualmente, habrá quienes entre ellas vislumbran oportunidades de serena y razonable ruptura, de prometeico cambio, de sana rebeldía. — ¿Y no es esto una mera huida hacia adelante? Quizá lo sea si el salto es dado en el vacío, es decir, sin efectiva y terrible conciencia, pero ¿y si somos capaces de reconocernos, de recuperarnos, de potenciar lo esencial, en lo común, vedado? — Noches que devienen en auroras.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s