Minientrada

De la cuestión de Dios

«Dios» existirá mientras haya quien lo crea, lo intuya o crea que lo intuye. El ateísmo científico poco o nada tiene que hacer, o puede hacer, para refutarlo en absoluto, pues se diría que simplemente es algo que no va con él; si bien tampoco puede librarse del concepto, pues como bien se dice su instrumento es en gran o toda medida parcial (hay que decir que su posición no es la única entre los científicos, pues existen notorios ejemplos de teísmo y agnosticismo científicos confesados). Quizás la cuestión fundamental, seguramente menos metafísica, es a qué o hacia qué nos conduce tanto el vivir en esa creencia sobre alguna «unidad» trascendente (o «dios») como lo contrario… En cualquier caso, sobre esta cuestión el posicionamiento existencial parece inevitable, y no menos fecundo diría, en la configuración y orientación de lo que acaso fuimos, somos y seremos. Se dijo: «Dios ha muerto», pero he aquí el «superhombre»…; el ciclo pues continúa, aunque de otro modo. Veremos hacia qué y para qué.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s