Minientrada

Vueltas

Vueltas.—Gracias por tus palabras Onofre, mejor, por tus preguntas. Retóricas o no, son precisamente estas las que nos mueven continuamente, las que nos inquietan; y lo hacen para bien o para mal, ¿cuestión esta de perspectiva? Lo cierto es que lo hacen, y difícilmente seríamos lo que somos, fuimos o seremos sin su acicate e insatisfacción permanentes. Las respuestas son su otra cara, su contrapunto, necesarias en la acción por necesitadas, pero, en algún punto, siempre insatisfactorias; son momentos de quietud, de inevitable y exigido reposo, pero también de tránsito hacia siguientes preguntas que serán su exigente azote. Preguntas, que vuelven y que van, que dan vueltas y en su ir y venir abren o cierran horizontes nuevos o no tan nuevos; está por ver. Eterna insatisfacción, eterna satisfacción, movimientos que no cesan, retornan, se transforman, en fin, ¿mi vida?, ¿nuestra vida? Quizás la «muerte de Dios» apunta hacia la vivencia consciente y desnuda de aquella insatisfacción. Ninguna certeza, ninguna respuesta definitiva, ninguna elaborada construcción del pensamiento, puede considerarse satisfecha. ¿Todo está permitido, porque todo ha sido cuestionado?, ¿es quizás esta su gravedad? También su alegría, la del «superhombre», la de vivir respuestas y preguntas que no cesan, de vivir lo que somos, sin reproches, sin detenerse, superándose en cada instante, trans-valorándose; porque ¿y si la «transvaloración» no conduce al «superhombre», sino este tipo a aquella? Pero, añado, ¿sería, entonces, aquella la definitiva?, ¿la única? Vueltas.

2 comentarios en “Vueltas

  1. ¿Se puede vivir lo que no se es? Me resulta inquietante ese “vivir lo que se somos”. En una primera instancia me parece imposible no vivir lo que se es. Si soy un hombre esclavo, viviré como un hombre esclavo, si soy un hombre libre, viviré como un hombre libre, si soy un hombre mentiroso viviré como un hombre mentiroso, si soy un hombre honesto viviré como un hombre honesto […] Es decir, en mi opinión, “vivir lo que somos” no depende de ningún sistema filosófico, religioso, ético… porque el ser viviente no puede soslayar lo que es en cada instante. Por lo demás, tu comentario me ha dado la sensación de un infinito cambio que me ha recordado a Heráclito.

    Le gusta a 1 persona

    • Quería apuntar, puede que con imprecisa expresión, a la circunstancia de vivir conscientes de lo que somos en realidad, pues si bien, desde una posición “objetiva”, parece cierto que no se puede vivir lo que no somos, desde un plano “subjetivo”, vivimos lo que somos, sin saber (o interesarnos saber) lo que somos, si bien esto último también será una cuestión de grados. En este punto, me viene a la cabeza la cuestión sobre si vivimos lo que “somos” o “representamos”, pero esto merecería seguramente otros escritos… Cierto Onofre, Heráclito está presente, también lo está en Nietzsche en algunos momentos.

      Le gusta a 1 persona

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s