Lo «apolíneo» y lo «dionisíaco» en Nietzsche

apolineo-y-dionisiaco

Apolo y Dioniso.

Apolíneo y dionisíaco. Es la dualidad, ya presente en la naturaleza, que expresa los dos impulsos básicos del espíritu (Triebe) e del arte griego (Kunsttriebe). Lo apolíneo, que nace de un impulso hacia la forma y de una actitud de huida frente al devenir, se manifiesta en las formas limpias y armónicas de la escultura y de la poesía épica. Lo dionisíaco, que tiene su origen en la fuerza vital y participación en el devenir, se expresa en la exaltación creadora de la música. Lo apolíneo es a lo dionisíaco como la forma es al caos, la parálisis al devenir, lo finito al infinito, la razón al instinto, la luz a la oscuridad, la serenidad a la inquietud, el sueño a la embriaguez, la representación a la voluntad, etc.

Sin embargo, mientras en un primer momento, en la Grecia presocrática, lo apolíneo y lo dionisíaco conviven enfrentados, en un segundo momento, en la tragedia ática, se armonizan entre sí:

Sobre sus dos divinidades artísticas, Apolo y Dioniso, se funda nuestra teoría de que en el mundo griego existe un enorme contraste, enorme por el origen y por el fin, entre el arte figurativo, que es el de Apolo, y el arte no figurativo de la música que es propio de Dioniso. Los dos instintos, tan distintos el uno del otro, van uno junto al otro, principalmente en abierta discordia, pero también incitándose mutuamente a nuevos partos siempre más fuertes, con la finalidad de transmitir y perpetuar el espíritu de aquel contraste, que la palabra “arte” solo resuelve en apariencia; hasta que, en virtud de un milagro metafísico de la “voluntad” helénica, aparecen finalmente emparejados el uno con el otro y en este emparejamiento final generan la obra de arte, dionisíaca a la par que apolínea, que es la tragedia ática

El nacimiento de la tragedia

En un tercer momento, tal equilibrio es disuelto por el prevalecer de lo apolíneo, que triunfa sobre lo dionisíaco hasta casi sofocarlo. Esto sucede con la tragedia de Eurípides y con el racionalismo de Sócrates. Contra tal proceso de decadencia, que ha terminado arrastrando a todo Occidente, Nietzsche propone una convencida recuperación de Dioniso.


Traducción propia de: Fornero, G. (2000). Capitolo primo: Nietzsche. Glossario e riepilogo. En G. Fornero (Ed.), Protagonisti e testi della filosofia. Volume D. Tomo 1 (2.ª ed., p. 34). Milano: Paravia .

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s