Las «mejores» traducciones de las obras de Friedrich Nietzsche

Tras un largo silencio en nuestras publicaciones, quiero empezar el año compartiendo con todos vosotros las que, en mi opinión, pueden ser las mejores traducciones al español de las principales obras de Friedrich W. Nietzsche.

20170329_173854

Mi biblioteca F. Nietzsche en español (marzo, 2017).

Estructuraré la lista siguiendo, por norma general, el orden cronológico de publicación de las obras originales en alemán y distinguiendo entre los trabajos publicados (algunos en edición privada, como la cuarta parte de Así habló Zaratustra), los manuscritos autorizados, algunos textos póstumos, y su único apócrifo documentado. Además, cada reseña incorporará el correspondiente enlace para quienes queráis comprar el libro que incluye la traducción recomendada y, en su caso, alguna nota o comentario adicional sobre las mismas.

El listado que propongo a continuación no deja de obedecer a mi criterio, por lo que entiendo cualquier discrepancia o diferencia en el gusto que otro lector pueda tener al respecto. No espero que esta selección sea en absoluto o por todos compartida, sino que sirva como una lista útil de recomendaciones para cualquier hispanohablante, interesado en conocer con rigor el pensamiento y obra de este autor.

Por otro lado, me gustaría que esta entrada sirviese para alimentar cierto debate en torno a la bondad, calidad o al ajuste de las diversas traducciones al castellano que se han venido sucediendo, y que siguen haciéndolo, sobre el conjunto de las obras originales de este protagonista de la filosofía.

Antes de seguir, quiero pedir disculpas si cualquier traductor o entendido en la materia se siente perjudicado por esta inevitable selección. Toda traducción de la obra de un filósofo es bienvenida por lo que tiene de instrumento para la divulgación y difusión del conocimiento, pero esto no impide el poder establecer una cierta “jerarquía” en cuanto a su bondad o excelencia. Sin embargo, con esta entrada no pretendo ir tan lejos, pero sí tomar partido, presentando mi selección de traducciones al español de las obras esenciales de esta gran figura del pensamiento contemporáneo.

El que traslada ha de ser fiel y cabal, y si fuere posible, contar las palabras, para dar otras tantas, y no más, de la misma manera, cualidad y condición y variedad de significaciones que las originales tienen, sin limitallas a su propio sonido y parecer, para que los que leyeren la traducción puedan entender la variedad toda de sentidos a que da ocasión el original, si se leyere, y queden libres para escoger de ellos el que mejor les pareciese.

Fray Luis de León, en Luis Astrana Marín (1941, ed. 2008; William Shakespeare. Obras completas, Tomo I, pág. 13)

Traducciones recomendadas

— Trabajos publicados

Sokrates un die griechische Tragoedie (Sócrates y la tragedia griega), 1871

Aunque la edición de Vicente Serrano lo incluye dentro de la categoría de «escritos póstumos», en realidad, se trata de un escrito publicado por el propio Nietzsche en edición privada, por lo que se incluye en esta sección de la lista.

Die Geburt der Tragödie. Öder: Griechenthum und Pessimismus (El nacimiento de la tragedia. O helenismo y pesimismo), 1978 [1872, 1874]

La edición de Germán Cano incluye la traducción del póstumo El nacimiento del pensamiento trágico.

Hasta ahora, mis lecturas de esta obra en español han ido de la mano de la traducción de Eduardo Ovejero Mauri en Espasa Calpe (1943, 2000). Aunque no la puedo considerar una mala traducción, con el tiempo he identificado alguna grave incorrección que hoy me lleva a excluirla de esta lista.

Unzeitgemässe Betrachtungen. Erstes Stück: David Strauss, der Bekenner und der Schriftsteller (Consideraciones intempestivas. Primer volúmen: David Strauss, el confesor y el escritor), 1873

Unzeitgemässe Betrachtungen. Zweites Stück: Vom Nutzen und Nachtheil der Historie für das Leben (Consideraciones intempestivas. Segundo volumen: Sobre la utilidad y el perjuicio de la historia para la vida), 1874

Unzeitgemässe Betrachtungen. Drittes Stück: Schopenhauer als Erzieher (Consideraciones intempestivas. Tercer volumen: Schopenhauer como educador), 1874

Unzeitgemässe Betrachtungen. Viertes Stück: Richard Wagner in Bayreuth (Consideraciones intempestivas. Cuarto volumen: Richard Wagner en Bayreuth), 1876

Menschliches, Allzumenschliches. Ein Buch für freie Geister. Erster Band. Neue Ausgabe mit einer einführenden Vorrede (Humano, demasiado humano. Un libro para espíritus libres. Volumen primero), 1886

Menschliches, Allzumenschliches. Ein Buch für freie Geister. Zweiter Band. Neue Ausgabe mit einer einführenden Vorrede (Humano, demasiado humano. Un libro para espíritus libres. Volumen segundo), 1886

Morgenröthe. Gedanken über die moralischen Vorurtheile (Aurora. Pensamientos sobre los prejuicios morales), 1887

Idyllen aus Messina (Idilios de Messina), 1882

Die fröhliche Wissenschaft. („la gaya scienza“) (La ciencia jovial [La gaya scienza]), 1882, 1887

Also sprach Zarathustra. Ein Buch für Alle und Keinen. [Erster Teil] (Así habló Zarathustra. Un libro para todos y para nadie. Primera parte), 1883

Also sprach Zarathustra. Ein Buch für Alle und Keinen. Zweiter Theil (Así habló Zarathustra. Un libro para todos y para nadie. Segunda parte), 1883

Also sprach Zarathustra. Ein Buch für Alle und Keinen. Dritter Theil (Así habló Zarathustra. Un libro para todos y para nadie. Tercera parte), 1884

Also sprach Zarathustra. Ein Buch für Alle und Keinen. Vierter und letzter Theil (Así habló Zarathustra. Un libro para todos y para nadie. Cuarta y última parte), 1885

Jenseits von Gut und Böse. Vorspiel einer Philosophie der Zukunft (Más allá del bien y del mal. Preludio de una filosofía del futuro), 1886

Zur Genealogie der Moral. Eine Streitschrift (Para la genealogía de la moral. Un escrito polémico), 1887

Der Fall Wagner. Ein Musikanten-Problem (El caso Wagner. Un problema para músicos), 1888

Götzen-Dämmerung oder Wie man mit dem Hammer philosophirt (Crepúsculo de los ídolos, o cómo se filosofa con el martillo), 1889

Nietzsche contra Wagner. Aktenstücke eines Psychologen (Nietzsche contra Wagner. Documentos de un psicólogo), 1888

— Manuscritos autorizados

Der Antichrist. Fluch auf das Christenthum (El anticristo. Maldición sobre el cristianismo), 1888

Sobre este libro conviene señalar que contiene, al menos, una errata. No se trata de un errata en la traducción, sino del proceso de edición o revisión del texto. La errata es la siguiente: en la pág. 26 de la citada edición, perteneciente a la sección «Introducción» y escrita por Andrés Sánchez Pascual, se cita, desde la línea 18 hasta la 21, el siguiente parágrafo (o aforismo) de la obra «La gaya ciencia» de Friedrich Nietzsche:

… en el § 347 de La gaya ciencia― que «el oculto en nosotros, amigos míos, sea más fuerte que todos los noes o los tal vez de que vosotros, junto con vuestra época estáis enfermos».

La errata está en la referencia al § 347, ya que, en realidad, la frase del aforismo que se cita entre comillas no se encuentra en este numeral de la obra La gaya ciencia (o mejor, La ciencia jovial), sino en el 377, con rúbrica «Nosotros los apátridas», lo cual puede ser fácilmente comprobado consultando directamente cualquier edición en español de esta obra.

Como muestra y demostración de lo anterior, cito la edición consultada de Germán Cano en Biblioteca Nueva (pues no existe la correspondiente traducción en el repertorio de Alianza), La ciencia jovial [La gaya scienza] (2001, págs. 394-397):

377
Nosotros los apátridas.― […] El «» oculto que hay en vosotros es más poderoso que todos los «no» y «quizás» que os enferman a vosotros […]
Aunque la importancia del error es menor y no empaña en absoluto la corrección de la traducción de la obra, pues se trata, probablemente, de un despiste en una cita de Sánchez Pascual en su introducción al texto de Nietzsche, llama la atención cómo no ha sido subsanado en alguna de sus ediciones y numerosas reimpresiones. En cualquier caso, la errata tiene fácil solución y, tras ser comunicada a la editorial, se me ha informado de que será corregida en la próxima reimpresión.

Ecce homo. Wie man wird, was man ist (Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es), 1888

Dionysos-Dithyramben (Ditirambos de Dionisio), 1891

— Textos póstumos

Fünf Vorreden zu fünf ungeschriebenen Büchern (Cinco prólogos para cinco libros no escritos), 1872

Ueber Wahrheit und Lüge im aussermoralischen Sinne (Sobre verdad y mentira en sentido extramoral), 1903

Este libro, de ligeras dimensiones, destaca también por la interesante introducción de Manuel Garrido, por su didáctico y breve apéndice sobre el «itinerario intelectual» de Nietzsche y por las traducciones de otros interesantes textos del filósofo sobre cuestiones epistemológicas, que son: «Sobre el pathos de la verdad», traducido por Luis E. de Santiago Guervós; «La leyenda de Edipo», traducido por Joan B. Llinares; y tres fragmentos de Más allá del bien y del mal y el primero de los Ditirambos de Dionisio, traducidos por Manuel Garrido. Además, incluye un interesante estudio sobre el tema, titulado «La voluntad de ilusión en Nietzsche» y escrito por Hans Vaihinger.

Die Griechische Musikdrama (El drama musical griego), 1926

Sokrates un die Tragödie (Sócrates y la tragedia), 1927

  • Ibid., págs. 99-117.

Die dionysische Weltanschauung (La visión dionisíaca del mundo), 1928

  • Ibid., págs. 119-147.

Nachgelassene Fragmente [1885-1889] (Fragmentos póstumos [1885-1889])

Con el apoyo de este volumen, contamos con una completa y mejor traducción al castellano (comparada con la de Aníbal Froufe en el libro La voluntad de poder de Editorial Edaf) de los materiales originales que iban a formar parte del proyecto, inacabado y finalmente abandonado, de «obra capital» del filósofo, conocido por la rúbrica Der Wille zur Macht. Versuch einer Umwerthung aller Werthe («La voluntad de poder. Ensayo de una transvaloración de todos los valores»). Aquí sí, sin el filtro y las burdas manipulaciones de Elizabeth Förster-Nietzsche, hermana del filósofo, y de Heinrich Köselitz (Peter Gast) en su discutible reconstrucción de esta obra no concluida o abandonada.

Con todo, la traducción de este volumen no alcanza la excelencia, pues presenta un grave defecto original de edición, no corregido desde su publicación en 2006, que merma en gran medida la calidad y validez del trabajo de traducción llevado a cabo. Se trata del hecho de que esta se basa en la desfasada edición de 1980-1988 de la Kritische Studienausgabe (KSA). Esperamos que esta situación se corrija lo antes posible con la publicación de una tercera edición, revisada a tenor del texto de la última edición de KSA y que, al fin, tenga en cuenta todas las correcciones filológicas del texto crítico original en alemán, acreditadas hasta el momento.

— Apócrifo

My sister and I (Mi hermana y yo), 1951 [1889-1890 ?]

Aquí me alejo de la ortodoxia filológica de Colli y Montinari. Libro polémico y enigmático por su origen. Se trata de un apócrifo, es decir, una obra de dudosa autenticidad en cuanto al contenido o a la atribución a Friedrich Nietzsche. Con todo, presenta importantes cualidades estilísticas y de contenido que, en mi opinión, la hacen merecedora de constar en esta lista, si bien dejando claro que se trata de una obra de esta naturaleza, ya que tanto la hipótesis de la autenticidad como la de la falsedad han sido falsadas por investigadores y especialistas, por lo que lo único claro es la duda sobre su origen o contenidos.

Hasta aquí llega mi lista de traducciones y ediciones recomendadas sobre los textos esenciales de Friedrich Nietzsche, espero que os ayude a disfrutar de una de las mentes más sugestivas e inspiradoras del pensamiento occidental. ¡Hasta la próxima!


Nota sobre la traducción de las Obras completas y de los Fragmentos póstumos en Editorial Tecnos

Probablemente, algún lector se estará preguntando el motivo por el que, salvo en un caso, no he incluido en la lista anterior las traducciones que constituyen las ediciones en español de las Obras completas y de los Fragmentos póstumos de Friedrich Nietzsche publicadas por Tecnos. Los motivos son diferentes y, concretamente, los siguientes:

  1. Me parece un gran hándicap (o desacierto, si así se quiso) el no haber contado con el filólogo y traductor Andrés Sánchez Pascual como integrante del equipo de traductores de este ambicioso proyecto. El esmero y la excelencia de las ediciones de Andrés Sánchez Pascual son de sobra conocidas y reconocidas en el ámbito divulgativo y especializado, siendo sus trabajos de traducción sobre gran parte de la obra principal de F. Nietzsche una referencia, para mí, obligada. Sin desdeñar, las válidas traducciones que aquí puedan ofrecer otros especialistas sobre las mismas obras que ya tradujo A. Sánchez Pascual (principalmente, las denominadas «obras de madurez»), no parece justificable su necesidad u oportunidad.
  2. Personalmente, y admitiendo que todavía no he comparado de una forma sistemática las traducciones correspondientes de unos y del otro, resulta difícil esperar grandes avances o mejoras en estas nuevas traducciones. En mi opinión, el criterio que debe primar en cualquier nueva traducción de una obra filosófica, que haya sido ya traducida en la misma lengua, es superar de forma significativa y notable los méritos o defectos de la que sea la mejor hasta ese memento. En definitiva, debe poder primar un criterio y resultado de excelencia en las traducciones y no de mera acumulación de variantes menores, por muy válidas y acertadas que estas puedan llegar a considerarse.
  3. De los dos motivos anteriores se deriva la cuestión sobre la innovación y la aportación neta en cuanto a traducciones se refiere del proyecto. Reconociendo la novedad y aportación al corpus nietzscheano que sí supone la traducción completa de los Nachgelassene Fragmente (principalmente, la de su último periodo creativo acreditado, que va de 1885 a 1889), estas cualidades no parecen estar presentes en lo que respecta a los trabajos publicados del filósofo (incluidos aquellos que lo fueron en su ámbito más privado), para la casi totalidad de los cuales ya existían traducciones excelentes y ampliamente difundidas y reconocidas. Surgen preguntas de fondo: ¿de verdad, eran necesarias todas esas traducciones?, ¿poderoso caballero es aquí también Don Dinero?…
  4. Mi desconfianza intelectual respecto del director de la edición y probable impulsor principal del proyecto, me refiero al Sr. D. Diego Sánchez Meca. Mi juicio o prejuicio, como se prefiera considerar, se basa en una divertida y desconcertante experiencia que tuve con este eminente profesor e investigador de la UNED a la edad de 18 años. Por aquel entonces yo era un discreto y disciplinado estudiante del último curso de Liceo Scientifico en la Scuola Italiana di Madrid. El Sr. Sánchez Meca había sido invitado por el profesor de Filosofía de otra clase, la “C”, de mi mismo curso, para pronunciar en medio de nuestra biblioteca una conferencia en torno a la importancia de Nietzsche en el contexto europeo actual. No era muy numeroso el auditorio al que se enfrentaba el profesor invitado, nada comparable a un Aula Magna o Salón de Actos de una universidad medianamente ocupados: en cada clase, y eran tres, estábamos entre 12 y 15 alumnos a lo sumo. Mi profesor de filosofía, simplemente nos informó sobre la organización del evento y nos animó a aprovechar la presencia del docente e investigador universitario para plantearle preguntas, nutrirnos de sus conocimientos especializados sobre Nietzsche y para que, de paso, aprovechásemos los nuestros. Nos acercábamos al final del curso y ya habíamos estudiado a Nietzsche y otras destacadas figuras del pensamiento. En mi caso, sin duda, estaba fascinado y muy interesado en llegar a conocer en profundidad el pensamiento y la obra de F. Nietzsche y gracias al estímulo de mi profesor de Filosofía, il proffesor Chiara, entonces ya había leído sus principales obras en español. Me sentía preparado para aprovechar la oportunidad intelectual que se nos brindaba con la llegada de Sr. Sánchez Meca. Llegó el día de la conferencia y, tras disponernos todos los alumnos en las sillas que nos aguardaban, se produjo la entrada tanto del profesor que invitaba como del invitado. Como era costumbre, nos levantamos de la silla en señal de respeto y consideración, y ambos ponentes se sentaron, mirándonos, tras una amplia mesa de escritorio. No sin cierta pompa, el profesor organizador presentó las credenciales y el ya notable curriculum académico del invitado y enunció la temática que su compañero procedería a tratar. Sin más preámbulos, el Sr. Sánchez Meca explicó con más detalle su tesis de partida en el marco de una investigación o texto que aún estaba preparando. Básicamente, lo que allí planteó el Sr. Sánchez Meca era que existía un Nietzsche precursor y defensor del modelo de organización sociopolítica que llevaría a la Unión Europea, una suerte de Nietzsche «europeísta» e ilustrado en ciernes, defensor de una cierta representación de la ciudadanía y fraternidad europea en el marco de una supuesta entidad supra-estatal. Cualquiera que haya leído y comprendido o conozca, siquiera mínimamente, la filosofía de Nietzsche, junto con los rasgos generales de su contexto sociocultural y de su biografía, saltaría de la silla ante tamaña tergiversación o manipulación del pensmaiento de este autor. El método argumentativo que entonces utilizó el Sr. Sánchez Meca consistió en una vez planteada aquella, cuanto menos, extravagante tesis, proceder a leer sin parar todo un conjunto de citas (nunca aforismos o fragmentos completos) de diversas obras del filósofo, las cuales, es de suponer, venían a confirmar dicho postulado principal. Es decir, cualquier cosa menos algo parecido a lo que implica contrastar o falsar una hipótesis o tesis con rigor. Terminada su lectura, se abrió un turno de preguntas. Después de las de algunos otros compañeros, ajenas al problema de su tesis, pude expresarle mi desacuerdo con esta, por la inadecuación y falta de fidelidad al pensamiento del filósofo que conllevaba el utilizar una mezcolanza de citas, cuanto menos, descontextualizadas y ad hoc de algunos textos del alemán para, así, defender su pecualiar postulado, el cual me resultó más propio de cualquier idealista hegeliano o materialista histórico. No hubo contraargumentación ulterior que se precie por parte del investigador, sino una suerte de apelación al más burdo relativismo, pues según ambos ponentes al no existir una interpretación o lectura realmente auténtica, era lícito el hacer y plantear allí cualquier lectura sobre Nietzsche, incluida aquella sui géneris que nos acababa de plantear su invitado el Sr. Sánchez Meca. Voy a resumir. Mi respuesta fue sencilla y breve, pues los ponentes no dieron tiempo a mucho más: ciertamente, no existe algo así como la lectura auténtica sobre la obra de un autor, pero desde luego, y por fortuna, existen algunas lecturas que lo son más que otras, como lo son aquellas que, como mínimo, considerarían las palabras de un filósofo en su contexto y no ignorarían deliberadamente la presencia de contraejemplos que pudieran modificar aquellas, aunque luego dichas lecturas pretendan extrapolarse a cualquier otra situación actual que se parezca a la de partida. Todavía recuerdo las prisas y el gesto contrariado del invitado al abandonar la sala, el cortés apretón de mano de mi profesor a este cuando ya se marchaba y cómo, con alegría, le dijo al invitado que aquel chico era alumno suyo. Inocente y probablmente inconsciente, quise poder continuar aquel debate de forma más proactiva, incluso me encaminé hacia él mientras abandonaba la sala, y sugerirle que para una mejor justificación de su tesis, quizás, era mejor utilizar las palabras de otros autores no menos relevantes en la historia del pensamiento europeo. No tuve la oportunidad. Muchos años después, al recordar aquel incidente, me ha reconfortado comprobar que, en el circuito público para mí accesible, no parece existir ninguna obra publicada por el Sr. Sánchez Meca que haya versado sobre planteamientos semejantes, por lo menos, en su ámbito de estudios nietzscheanos.
  5. Su recomendación completa haría casi innecesaria cualquier lista como la que se pretende aportar al público con la publicación de esta entrada, pues con referir ambas ediciones, en teoría, ya no habría que citar ninguna otra traducción existente. En este punto, nada me contraría más que poder  favorecer algún tipo de monopolio lingüístico, filológicoo o editorial  sobre un protagonista de la filosofía.
  6. El alto precio que, para mí, tienen los volumenes en relación con la calidad y prestaciones de la encuadernación y edición material.

2 comentarios en “Las «mejores» traducciones de las obras de Friedrich Nietzsche

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s