Los juicios científicos para Kant

Nuestro artículo divulgativo de hoy consiste en un resumen del § 8, «I “guidizzi sintetici a priori”», del capítulo 26, de la obra B 2: Dall’empirismo al criticismo (2000) de Giovanni Fornero, págs. 662–664.

Pero aunque todo nuestro conocimiento comience con la experiencia, no por eso surge todo él de la experiencia. Pues bien podría ser que nuestro conocimiento de experiencia fuese, él mismo, un compuesto formado por lo que recibimos mediante impresiones, y lo que nuestra propia facultad cognoscitiva (tomando de las impresiones sensibles sólo la ocasión para ello) produce por sí misma; […].

Crítica de la razón pura, 2011, pág.49, B1.

La anterior sería la hipótesis gnoseológica de fondo de la obra maestra de Kant: el conocimiento humano y particularmente la ciencia nos ofrecen ejemplos de principios absolutos, es decir, verdades universales y necesarias, que denominará «juicios sintéticos a priori».

¿Por qué los llama juicios? Por el hecho de añadir un predicado al sujeto. ¿Por qué sintéticos? Porque el predicado expresa algo nuevo y de más respecto a aquel. ¿Por qué a priori? Porque son universales y necesarios, pues no pueden derivar de la experiencia, la cual nunca nos diría que algo vaya a suceder necesariamente ahora y en el futuro por unas causas, sino que hasta ahora y en el pasado así ha sido.

Por otro lado, distingue entre juicios analíticos a priori y juicios sintéticos a posteriori.

Los primeros serían juicios enunciados a priori, sin necesidad de acudir a la experiencia, que, de acuerdo con el principio de no contradicción, solo explicitan lo que ya estaba contenido de forma implícita en el sujeto, es decir, estos juicios aun siendo universales y necesarios (a priori) resultan infecundos, ya que no amplían nuestro conocimiento previo.

Los segundos serían juicios en los que el predicado expresa algo nuevo respecto al sujeto, integrándose o añadiéndose a este por la experiencia o a posteriori, es decir, estos juicios, aun siendo fecundos (sintéticos), carecerían de universalidad y necesidad al basarse solo en la experiencia.

Sin embargo, para Kant los principios fundamentales de la ciencia no serían ni los juicios analíticos a priori ni los sintéticos a posteriori, sino los juicios sintéticos a priori, pues solo estos resultan, al mismo tiempo, fecundos (sintéticos) y universales y necesarios (a priori). Es decir, solo estos últimos simbolizarían la concepción criticista de la ciencia, mientras que los dos primeros lo harían de la racionalista (deductiva) y de la empirista (inductiva), respectivamente.

Teniendo en cuenta lo anterior, la ciencia, considerada de forma global, consistiría en la integración de los resultados de la experiencia, en lo que respecta a su contenido o materia, y de los principios sintéticos a priori, en lo que respecta a su forma o a los cuadros conceptuales de fondo, en virtud de los cuales, al mismo tiempo, puede ser a priori o universal y necesaria.

Por ello, resultaría ambiguo y reduccionista el decir que la ciencia se compone de juicios sintéticos a priori, pues, siendo rigurosos, se debería decir que los juicios científicos se basan en juicios sintéticos a priori, o lo que es igual, que los juicios sintéticos a priori no constituyen toda la ciencia, sino la base de esta.

Es decir, los juicios sintéticos a priori serían la columna vertebral de la ciencia, el elemento que le aportaría estabilidad y universalidad, y que en su ausencia arrastrarían a esta, a cada paso, a la incertidumbre y relatividad.

En definitiva, en palabras de Fornero (2000, pág. 664, trad. propia):

El científico kantiano posee a priori los principios formales del saber y aprende a posteriori, es decir, por vía empírica, los contenidos.

Con esta cita damos por terminada nuestra entrada sobre la teoría kantiana de los juicios, o mejor, sobre la ciencia desde el punto de vista kantiano. Dicho esto, ¿estás de acuerdo con la teoría del conocimiento que sostiene Kant?, ¿crees que se ajusta a la epistemología actual?, ¿en qué medida?, ¿podría esta ser refutada, complementada o superada por otras perspectivas?…


Bibliografía

Abbagnano, N. y Fornero, G. (2000). B 2: Dall’empirismo al criticismo. Turín: Paravia Bruno Mondadori Editori.

Kant, I., Caimi, M., Amador, E. y Granja Castro, D. M. (2011). Crítica de la razón pura. México D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Kant, I., García Norro, J. y Rovira, R. (2011). Crítica del juicio. Madrid: Tecnos.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s